¿ERES VIAJERO O TURISTA?

¿ERES VIAJERO O TURISTA?

Viajero o turista

Podrás hablar algunos minutos o incluso un par de horas con alguien que tenga 3 carros de lujo, una mansión y una riqueza bajo su brazo, pero hablarás toda una vida con alguien que ha conocido el mundo con sus propios ojos. Puede resultar difícil definir si somos 100% viajeros o 100% turistas, pero esto te ayudará a identificar que tanta pasión tienes por los viajes y cómo la reflejas.

Se puede ser turista fácilmente, pero ser un viajero requiere de tiempo, experiencia y sobre todas las cosas, pasión. ¿Has pasado la noche alguna vez en algún aeropuerto, terminal, o incluso en un bus? Aquel que es turista verá esto como una incomodidad o acto de tacañería, pero… si no lo consideras así, entonces eres un viajero, porque aprovechas cada segundo y centavo que tienes durante el viaje.

Abandonar la zona de confort y todo tipo de comodidades para adentrarse en la cultura del lugar que se está visitando, eso es lo que hace un viajero. ¿Qué sentido tendría desayunar calentado de fríjoles con huevo mientras se está de visita en Japón? En definitiva, esto no cabe en la mente de ningún viajero, y mucho menos el hecho de cargar 3 maletas del tamaño de un contenedor; un viajero sabe que una mochila bien empacada será suficiente. Si eres de los que lleva secador, dos mudas de ropa por día y por poco empaca el TV, la mala noticia es que aún eres turista.

Mientras un turista tiene todo un itinerario de viaje y cree saber qué es lo que va a hacer de manera exacta, el viajero tiene una actitud más acorde a la famosa frase de Sócrates: “Sólo sé que nada sé”. El viajero sabe que cualquier cosa puede pasar y no se estresa al respecto, sino que le saca provecho a la experiencia. Un viajero permite que la ruta a seguir vaya apareciendo en el camino.

El turista busca descanso, busca conectar con alguien que tenga gustos y opiniones similares; esencialmente busca uno de los ‘suyos’. Por otro lado, el viajero viaja para descubrir por si mismo que todo lo que dicen acerca de otros países es mentira. Aquel que es viajero no teme a interactuar con extranjeros, sino que se deja llevar por esa enorme curiosidad de saber cómo son, como hablan, qué costumbres tienen, y por supuesto intenta aprender un par de frases y palabras en su idioma o léxico.

Mientras un turista está tomando selfies con el celular en su hotel, el viajero apenas puede creer que está fotografiando no sólo la catedral de San Basilio en Moscú, sino toda una cultura e historia que quedará registrada en su mente por siempre. Y es que este es precisamente el sentido de un viaje: si solo se va a un lugar a observar el lugar más visitado, no hace falta viajar. Hoy día existe la tecnología de Google Maps, que nos permite observar un lugar en 3D como si fuésemos turistas.

La curiosidad no mató al gato, y si alguna vez lo hizo, al menos murió sabiendo. Atrévete a dar el salto y caer de pie, porque el primer paso para convertirse en un viajero, es entender que afuera hay cientos de culturas distintas que te están esperando para vivir verdaderas experiencias. Por esta y mil y un razones mas, estudia en el exterior y sé un viajero.

TÉRMINOS Y CONDICIONES

Al hacer mi registro en Consejería Británica yo confirmo mi interés en recibir información por email acerca de programas de estudios en el exterior.

En caso de no querer recibir mas información, por favor envía un email a marketing@consejeriabritanica.com