10 Etapas que experimentas cuando vives en el exterior

10 Etapas que experimentas cuando vives en el exterior

http-img.wallskd.com-uploads-allimg-20140228-the-lone-traveler

 

1. Miedo:

Cuando vivir en el exterior deja de ser una fantasía y comienzas a considerarlo seriamente, surgen infinidad de preguntas dentro de ti. El temor de estar en otro país sin las personas que siempre te han acompañado, en donde no sabes cómo se hacen las cosas y el futuro es incierto, es palpable y colma todos tus pensamientos, día y noche. Es apenas normal sentirlo, y será el tiempo quien se encargue de evaporarlo.

 

2. Ansiedad:

Una vez sabes que tu viaje es un hecho y tienes todos los documentos en orden para hacerlo, empieza una cuenta regresiva que se apodera del calendario de tu mente. Contarás los días y las horas para partir, y aunque en un principio la tranquilidad te representa, notarás que mientras más se acerca el momento de hacerlo la ansiedad se robará tu calma.

 

3. El viaje:

¡Por fin llegó la hora! Estás en el aeropuerto a punto de pasar los controles para subir al avión que te llevará a tu nueva vida. Seguramente te rodea tu familia y será inevitable pensar en cuánto los extrañarás mientras estás a miles de kilómetros; la melancolía aparecerá y los abrazarás tan fuerte que el tiempo se va a congelar. El avión despega y pasarás horas pensando en lo que dejaste atrás y en lo que será tu futuro.

 

4. La llegada

No importa cuántas horas de viaje lleves, tampoco qué tan cansado estés. Al aterrizar en el nuevo país, tu mente se vuelve a activar por completo y quizás más que nunca. La emoción de empezar una nueva vida se apodera de ti, más que nadie sabes que es un sueño que apenas inicia.

 

5. Ser niño nuevamente

¿Alguna vez habías querido ser un niño de nuevo? La oportunidad ha llegado, empezarás de cero y aprenderás a llevar a cabo tareas cotidianas que se convertirán en labores fascinantes; una simple compra en la tienda se convertirá en un reto para ti, considerando que estás aprendiendo a usar el idioma como si fueses un chiquillo otra vez. Comenzarás a hablar contigo mismo, hacerte preguntas permanentemente y a mostrar un nuevo ‘yo’; no llevas encima el pasado y nadie te conoce, sólo estás tú y tu nuevo presente.

 

6. Vida nueva

Te verás rodeado de personas de todos los lugares del mundo, encontrarás la verdadera riqueza de conocer nuevas culturas, diferentes formas de pensamiento y casi inconscientemente comenzarás a adaptar particularidades, gestos y opiniones de otros; por supuesto que no hay nada de malo en esto, al fin y al cabo es una de las razones por las cuales querías viajar, hay algo de ti que estabas dispuesto a cambiar con la experiencia en el exterior.

 

7. Comparar y abrir tu mente

Cuando empiezas a tener un conocimiento más profundo del cómo funcionan las cosas en otra nación, será inevitable hacer comparaciones con tu país de origen. Tu mente recibirá mucha información nueva que te enriquecerá y agigantará las percepciones que hasta ahora tenías del mundo. Es allí donde te das cuenta que mucho más que aprender un idioma, estás aprendiendo de la vida misma.

 

8. Acostumbrarse

Dicen que el tiempo es el mejor maestro; en este caso sí que lo es. Han pasado varios meses o quizás años mientras has estado en otro país, y a diferencia de aquel niño que llegó con la mente en blanco, eres una persona que sabe cómo vivir en otro lugar del mundo, incluyendo cosas simples como transportarse, hasta labores más complejas como el hecho de trabajar.

 

9. El regreso

El momento de regresar a tu país ha llegado y tienes sentimientos encontrados. Es irremediable sentir que tu corazón le pertenece a varios lugares del mundo; mientras una parte de él ansía volver a casa para abrazar a cada persona que tanto quieres y no ves hace un tiempo, la otra estará esperando impacientemente el día para regresar. Una vez llegas, te darás cuenta que tienes una lista casi interminable de historias por contar, eventualmente te convertirás en ese sabio abuelo que todos queremos tener.

 

10. El orgullo

Pase lo que pase con el resto de tu vida, sentirás una satisfacción indescriptible al saber que fuiste capaz de dar el salto y caer de pie. Superaste cada uno de tus miedos, creaste una nueva vida desde cero con éxito y aunque consideres que estás satisfecho con tu viaje, entenderás que dicha experiencia es el primer paso para darle la vuelta al mundo. Siéntete orgulloso, no permitiste que tus sueños fueran sólo eso, un sueño.

TÉRMINOS Y CONDICIONES

Al hacer mi registro en Consejería Británica yo confirmo mi interés en recibir información por email acerca de programas de estudios en el exterior.

En caso de no querer recibir mas información, por favor envía un email a marketing@consejeriabritanica.com