5 cosas de Londres que solo sabrás si has vivido allí

5 cosas de Londres que solo sabrás si has vivido allí

london2

Olvida las fotos de postal. Imagina que visitas a un amigo londoner y que por alguna extraña conjunción de astros éste ha decidido compartir parte de su privilegiado conocimiento contigo. Esto es lo que aprenderás.


Ocho millones de almas, algunas en pena, han elegido Londres para vivir, lo cual la convierte en la capital más poblada de Europa. Los londoners, nativos o de adopción, se distinguen del resto de la fauna humana por su rápido caminar y su aparente desidia ante todo lo que a un recién llegado le llama la atención. Porque su primera y mayor obsesión es no parecer un turista. Jamás. Por eso un auténtico londoner nunca te llevaría a Picadilly Circus. Su obligación es sabérselas todas, salir de las rutas más comunes y descubrir a diario lo extraordinario de la urbe. Son los vigilantes de la vanguardia, los mejores coleccionistas de experiencias únicas. Esta es su biblia: 5 cosas de Londres que solo se saben si se vive ahí.

NIVEL 1: GENERALIDADES PRÁCTICAS

1. La lluvia es una leyenda

Le pese a quien pese, estadísticamente llueve más en Bruselas y en Roma, dato que también conocen los de Londres, que cansados de quejarse y escuchar como se quejan los demás del tiempo, lo sueltan de vez en cuando para desengrasar. A pesar de todo suelen llevar un paraguas escondido en el bolso y escuchan con avidez casi enfermiza el pronóstico a diario. Eso sí, cuando sale el sol no cuentes con ellos.

London-A1

2. Hazte con un Oyster Card

Da igual que tu visita sea relámpago. Los precios del transporte público son prohibitivos, incluso para ellos, y por eso la Oyster Card ha de ser tu mejor amiga desde el principio del viaje. Sin ella tu tarifa se multiplica por dos y no están los tiempos para dispendios inútiles.

3. El Metro

Casi una segunda casa para los londoners, que se mueven por el subsuelo como peces en el agua. Atento a tu comportamiento: está muy penalizado ir despacio, pararte de golpe, asombrarte o situarte en el lado izquierdo de las escaleras mecánicas. Además, según una norma no escrita, el único momento en el que puedes hablar en alto o mantener contacto visual con tus semejantes es cuando estás borracho –curiosamente eso no esta tan mal visto.

Algunas cosas que tienes que hacer: recorrer la escalera más larga en Angel Station (60 metros); mirar el techo de Sloane Square (el túnel que ves lleva el agua del río Westbourne); ver cómo se cuelan las palomas en la estación de Hammersmith; observar los mosaicos dedicados a Hitchcock de la estación de Leytonstone; no montar ningún número cuando veas ratones (es normal).

Londres victoria

Londres Victoria

4. Minicab my friend

Los taxis negros –black cabs- son los favoritos de los londoners, porque son mucho más estirados, seleccionan aleatoriamente a su clientela y en apariencia saben dónde van. Sin embargo tarde o temprano todos tienen que optar por un minicab, esos taxis de segunda conducidos en su mayor parte por inmigrantes que apenas entienden la dirección. Este desencuentro lingüístico aumenta las posibilidades de interacción humana pero en muchos casos debes pactar el precio de antemano y en todos es recomendable que sepas dónde vas, o de lo contrario estarás a merced de las bondades del GPS.

london-cab

5. Hazte con una bici

Es muchísimo más barato y más cool que el transporte convencional y a todos los londoners les gusta presumir de deportistas preocupados por el medio ambiente. Gracias a Barclays se han puesto de moda las Boris bikes, unas simpáticas bicicletas azules de alquiler que puedes disfrutar durante 24 horas por 2 libras. Recuerda que son perfectas para los trayectos cortos porque la primera media hora es gratis.

TÉRMINOS Y CONDICIONES

Al hacer mi registro en Consejería Británica yo confirmo mi interés en recibir información por email acerca de programas de estudios en el exterior.

En caso de no querer recibir mas información, por favor envía un email a marketing@consejeriabritanica.com